Tortilla de calabacín

Tortilla de calabacín

La tortilla de calabacín es una de las que más gustan en mi casa, queda muy jugosa y es una forma estupenda de que todos comamos calabacín, aunque ya te hemos dado otras recetas con esta estupenda hortaliza como estos calabacines rellenos de merluza.

Para preparar esta tortilla de calabacín he utilizado en parte el microondas, porque me gusta mucho la textura con la que quedan los calabacines y de paso me ahorro algo de trabajo, además de que evitamos que absorban tanto aceite, haciéndola de esta forma más saludable.

Leer mas
Pastel de verduras paso a paso

Ingredientes

  • 1 calabacín grande o 2 pequeños
  • 1 cebolleta grande
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

Preparación de Tortilla de calabacín

Lavamos muy bien el calabacín, lo cortamos por la mitad longitudinalmente y luego en rodajas. Ponemos en un recipiente apto para el microondas y cocinamos a máxima potencia unos 8 minutos. En una sartén ponemos un poco de aceite y cocinamos la cebolleta cortada muy fina. Añadimos la cebolleta y los huevos batidos al calabacín junto con un poco de sal, mezclamos bien.

Ponemos un poco de aceite en la sartén y cuajamos la tortilla por los dos lados, servimos inmediatamente aunque fría también está muy buena.

Espinacas a la crema

Espinacas a la crema

¡Espinacas a la crema! mmm… ¡qué ricas, cuando las hacía mi madre me encantaban! era el único momento en que, como la mayoría de los niños no odiaba cualquier «cosa verde» en el plato. Pero es que las espinacas a la crema gratinadas luego al horno, están tan ricas que, ¡se me hace la boca agua!

Esta receta de espinacas es muy sencilla de preparar y, como te decimos siempre, una forma estupenda de que los niños coman verduras. Porque, seamos sinceros, lo perfecto es que se las comieran aliñadas solo con ajo, pero, salvo raras excepciones, cuando las ponemos así las espinacas van y vuelven a la cocina exactamente igual. Y siempre te insistiremos en no forzar nunca a los niños a comer, tanto más cantidad como algo que no les gusta, ¡puedes provocar el efecto contrario y conseguirás que odien las espinacas o cualquier receta de verduras para siempre! Si hay algo que no les gusta (habitualmente cualquier «enemigo verde») intenta que prueben tan solo una cucharadita, y seguir intentándolo, preparándolo de diferentes formas, la «regla de las 10 veces» dice que, en teoría cuando lo prueben 10 veces terminarán por aceptarlo. Puede que no se convierta en su comida favorita, pero se lo comerán.

Pero te aseguro que con las espinacas a la crema la cosa cambia y te resultará más fácil, porque, ¿quién se resiste a unas espinacas con crema y gratinadas luego con queso en el horno?… Puedes hacerlas con bechamel clarita (para lo que te recomendamos que leas nuestros consejos para hacer una salsa bechamel perfecta) o también las puedes hacer con nata (crema de leche) líquida para cocinar.

Pero nosotros hoy te vamos a recomendar que pruebes a prepararlas con leche evaporada, que es comparable a la nata líquida pero mucho más ligera, por lo que las espinacas a la crema serán mucho menos calóricas.

Leer mas 
Pastel de verduras paso a paso

Veras cómo te gusta esta receta de espinacas que además resulta tan fácil de hacer.

Espinacas a la crema

Ingredientes

  • 500 g de espinacas congeladas
  • 1 brick de leche evaporada
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Queso para gratinar
  • Sal y pimienta al gusto

como hacer espinacas a la crema

En una sartén con un poquito de aceite ponemos la cebolla y el ajo picados a dorar. Dejamos que se hagan unos minutos a fuego suave y cuando la cebolla se ponga transparente incorporamos las espinacas congeladas. Vamos removiendo hasta que se deshagan y en ese momento echamos la leche evaporada. Habitualmente los envases suelen ser de 500 g pero utilizamos la cantidad que nosotros veamos para que se quede ligado con las espinacas. Echamos sal y pimienta al gusto y dejamos cocinar unos minutos más.

Luego cogemos una fuente para horno (a mí me gusta utilizar fuentes individuales para evitar peleas por el queso gratinado) y volcamos las espinacas a la crema, espolvoreándolas generosamente con el queso rallado. El queso también va en gusto, nosotros hemos utilizado queso en polvo por su textura crujiente al gratinar, pero puedes utilizar queso rallado de otro tipo o incluso gratinarlo con algún queso de más sabor.

Gratinamos en el horno a 200ºC hasta que la superficie del queso quede dorada.

¿A que son fáciles? ¡Pues veras además qué ricas estas espinacas a la crema?

Como te salio tu espinacas a la crema déjanos tu comentario…..